viernes, 21 de agosto de 2015

ruido

Cada vez que encuentro a una persona hablando demasiado, siendo inoportuno, interrumpiendo la conversación de los demás, presumiendo de lo que tiene y mirando con prepotencia por encima del hombro a la gente, me acuerdo de aquella historia en la que iban un padre y su hijo por el campo y el padre preguntó:

 - Además del cantar de los pájaros ¿escuchas alguna cosa más?
El hijo agudizó el oído y unos segundos después contestó:
 - Estoy escuchando el ruido de una carreta
 - Eso es -dijo el padre- es una carreta vacía
 - ¿Y cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la hemos visto? –preguntó el hijo-
Entonces el padre respondió:
 - Muy fácil, cariño, por el ruido. Cuanto más vacía va la carreta, mayor es el ruido que hace.

Moraleja: "Callando se aprende a oír. Oyendo se aprende a hablar. Hablando se aprende a callar"


No hay comentarios: