sábado, 11 de noviembre de 2017

ámate

Está muy bien eso de pensar en los demás. Lo que a mí no me parece que esté tan bien es pensar solo en los demás. De vez en cuando tenemos que pensar un poquito en nosotros mismos.

A mucha gente le parece una frivolidad el intentar cuidarse pero sin embargo animan a sus seres queridos a que solucionen sus problemas para que no se resienta su salud.

En más de una ocasión he oído a distintas personas decir que no les duelen prendas en ocuparse de cuidar a sus seres queridos, pero que en lo que respecta a ellas mismas son un auténtico desastre porque el hecho de cuidarse y prestarse un poco de atención les hace sentirse un tanto egoístas. 

Pero debemos pensar de otra manera. Si lo que nos apetece es dedicarnos a los demás y cuidar de ellos, flaco favor les hacemos (y nos hacemos) no cuidándonos a nosotros mismos, puesto que si queremos estar en perfectas condiciones para cuidar de los demás, necesitaremos prestarnos un poco más de atención. Si no lo hacemos, llegará un momento en que flaquearán nuestras fuerzas y no podremos cuidar de los otros como a nosotros nos gustaría. Además puede suceder que precisamente por no cuidarnos, enfermemos y entonces, además de no poder cuidar de los demás, les obligaremos a tener que cuidar de nosotros.

Hasta en los mandamientos nos dicen “Amarás al prójimo como a ti mismo”, lo que quiere decir que debemos amarnos a nosotros mismos primero. Empecemos por nosotros. Amémonos a nosotros mismos y así estaremos listos para poder amar a otras personas. Tratémonos con cariño y con mimo. No se puede dar lo que no se tiene y por eso, si nos amamos mal a nosotros mismos, amaremos mal al prójimo.

Visto de este modo, el hecho de preocuparse uno de sí mismo, de quererse un poquito más, dista mucho de ser un acto de egoísmo para convertirse en un acto de amor, no solo hacia uno mismo sino también hacia los demás.

Además, si los demás nos quieren de verdad, se sentirán felices de vernos contentos y en perfectas condiciones, con lo que tenemos otro argumento a nuestro favor para ser un poquito egoístas. Seguro que a ellos no les parece mal que nosotros nos cuidemos, aunque solo sea para que nosotros les podamos cuidar (¿no son también un poco egoístas?)

Al fin y al cabo, eres uno de tus mejores amigos y a los buenos amigos también hay que cuidarlos ¿no te parece?


jueves, 26 de octubre de 2017

El ángel del humor (réquiem por mi padre)

Ayer enterramos a mi padre. 
Tuve la suerte y el privilegio de estar con él, agarrándole las manos, mientras daba su último aliento. No puedo expresar la sensación de calma y de sosiego que experimenté en ese momento y que quedará en mi corazón para siempre. 
Las últimas semanas han sido duras, viendo como una persona que quieres tanto, se va apagando y consumiendo poco a poco. Los dos últimos días, entre el fallecimiento, el tanatorio, el cementerio y el funeral, son realmente agotadores, pero yo creo que necesarios para ayudarte a elaborar el duelo en condiciones.
No puedo estar más orgulloso de mis hermanos (incluyo a mi primo Emilio, mi quinto hermano), de mi mujer y de mis cuñados, igual que de mi hijo y de mis sobrinos, por como se han portado ante las circunstancias. Mi mujer siempre dice que los Hernández somos muy fiesteros y que siempre estamos buscando excusas para celebrar algo (razón no le falta), pero que eso es fácil y lo difícil es ver cómo se reacciona cuando vienen mal dadas (aquí razón, le sobra). Pues bien, ahora que han venido mal dadas, creo que hemos estado a la altura de las circunstancias, así que, hermanos, nos hemos ganado el derecho de seguir intentando celebrar lo bueno para seguir igual de unidos en lo no tan bueno.
Eso sí, a Edu, mi hermano pequeño y compañero de fatigas junto con Pili en eso del correr (los afamados y nunca bien ponderados Hernández-Bolt) le voy a dar unas collejas. Con lo sereno que yo estaba, ayer, al acabar el funeral, hizo que un par de lágrimas se asomaran a mis ojos con el emotivo texto que leyó en la iglesia. Texto que por entrañable, emotivo y porque me da la gana, transcribo a continuación para que los que ayer no pudisteis acompañarnos podáis disfrutar de él y los que ya lo escuchamos, si queremos, podamos recordarlo:

"Adiós, Papá.
Llegó el día en que nos dejaste para irte con Jesús y María, tus Amigos del Alma y a los que tanto has querido durante tus más de91 años.
Tengo el corazón roto, al igual que todos nosotros, pero quería darte las gracias.
Gracias por ir conmigo al fútbol y ver mis partidos cuando era pequeño.
Gracias por esos chistes que nos contabas, que por cierto, eran malísimos, pero con los que yo me reía como loco. Ahora están Jose y Maite para contarlos igual de malos. Cuando llueva sabré que alguno has contado y está todo el mundo llorando de risa allí arriba.
Gracias por esos domingos en la chopera del Iregua con la familia y los amigos.
Gracias por ser nuestro Rey Mago particular en las Navidades.
Pero sobre todo, GRACIAS, por todos los valores que nos has inculcado: educación, respeto, honestidad, lealtad, fidelidad... y por la familia que junto a mamá creaste y de la que nos sentimos orgullosos de formar parte.
Sé que en ocasiones no compartía tu manera de ver las cosas, pero esas discrepancias también ayudan, desde luego, a reforzar los lazos.
En una ocasión, un domingo por la tarde, tomando café en casa, te pregunté que si echando la vista atrás, habías sido feliz en tu vida y me dijiste que más que feliz, con mamá, tu compañera de toda la vida, tus hijos, nietos, amigos, trabajo...
han sido más de 91 años de felicidad plena, así que con eso nos quedamos, papá.
quería agradecer profundamente a mi mujer Natalia, a mis cuñados Lorenzo, Justo, Agustín y Maite y a mis primos, más que primos, hermanos, Emilio e Isabel, el trato la ayuda y el cariño que hasta el último momento han tenido con papá. Exactamente igual que si fuese el suyo. Y lo mismo digo de sus cuidadoras Fina, Geno y Poli que tanto y con tanto cariño nos ayudan. Mis hermanos y yo no lo olvidaremos en la vida.
Quería hacer una mención especial a mi hermana Pili, que hoy es su cumpleaños. Enterrar a tu padre es terrible, y si lo tienes que hacer el día de tu cumpleaños, no os lo quiero ni contar. Pero así es la vida y a veces tiene estos caprichos. De todas formas, siéntete privilegiada por tener a tu lado tanta gente que te quiere, quédate con su sonrisa y brinda por él cada año que llegue.
¡Ah, papá! antes de despedirme, una cosa: Cuando te encuentres allí arriba con la tía Sole y el tío Emilio, diles que estén tranquilos, que aquí vamos a seguir cuidando de mamá como hasta ahora y les das un beso muy fuerte de todos nosotros, que nos acordamos mucho de ellos y les echamos mucho de menos.
Ya te dije que el día que te fueses, iba a venir un montón de gente a despedirse de ti y que la iglesia se iba a quedar pequeña. Como ves, no me he equivocado.
Gracias a todos por venir, de todo corazón.
Descansa en paz, papá.
Te querremos eternamente."


martes, 24 de octubre de 2017

Pepe. Papá.

Ha fallecido mi padre. Jose Antonio Hernández. Pepe para la familia y amigos.
Hablar de Pepe es hablar de bonhomía, una bonita palabra cuyo significado, más que bonito, es hermoso.
Bonhomía significa Afabilidad, sencillez, bondad y honradez en el carácter y en el comportamiento.
En los tiempos que corren, cada vez es más raro que una persona sea reconocida por los demás como alguien con esas características de “buen hombre” o “buena persona”.
Y en gran parte es complicado por las apreciaciones de su propia definición: “…en el carácter y en el comportamiento” lo que convierte las características de la bonhomía en todo un estilo de vida.
Pues bien, eso era, o mejor dicho, eso es Pepe. Sencillamente un buen hombre y a la vez, un hombre bueno.
Un buen esposo. 66 años de matrimonio, y la imagen que tengo grabada intentando, en su lecho de muerte, incorporarse para darle un beso a mi madre, lo confirman.
Un buen padre y abuelo. Sus cinco hijos y sus parejas, sus nietos y biznietos os lo aseguran.
Una buena persona, siempre dispuesto a ayudar y a compartir.
Una buena sonrisa, siempre, hasta en los últimos días, con la cabeza ya perdida, dispuesto al chiste y al buen humor.
Y también, un buen maestro en esto de la bonhomía, porque eso es lo que nos enseñaron en casa cuando éramos pequeños. Por eso, qué bonito sería que intentáramos rescatar al niño que fuimos y que aprendió a ser “buena gente” y volver a ser no buenos a secas, ni ingenuos, sino personas plenas de bondad en el corazón y sencillez en las maneras, como Pepe nos enseñó.
A lo mejor no es tan difícil. La base ya la tenemos ¿la buscamos y la sacamos a relucir?

Post data: Como decía uno de los chistes que contabas… “qué mala suerte, para un día que sales en las esquelas, hoy no lees el periódico”

Descansa en paz, papá. Te lo has ganado.


domingo, 30 de abril de 2017

receta 58


Hola holita!
Esta mañana he estado corriendo con mis hermanos, los Hernández Bolt, una carrera muy bonita, la de los Meandros de Briones, en el entorno de este precioso pueblo de La Rioja Alta. 
Y como la carrera ha sido exigente, después ha tocado reponer fuerzas y para eso, nada mejor que una 

ENSALADA TEMPLADA DE GARBANZOS Y BRÓCOLI

de la que os dejo aquí la receta por si queréis probarla en casa.
Lo primero que he hecho ha sido cocer al vapor, dejándolo al dente, un manojo de brócoli. Yo lo he cocinado en el Lekue, un dispositivo de silicona alimentaria con el que se puede cocinar en el microondas. 
Una vez cocinado el brócoli, le he añadido un bote de garbanzos cocidos y bien lavados bajo el grifo para quitarles el exceso de sal y lo he calentado todo junto un minuto más.
Luego solo queda echar el brócoli y los garbanzos en una ensaladera, añadirle unos tomatitos cherry partidos por la mitad, unas aceitunas negras sin hueso y en rodajas, un queso mozzarella (yo no lo corto, lo rompo con los dedos, manías) y unas sardinas anchoadas partidas en trozos (se puede usar anchoas en conserva tranquilamente).
Se ajusta de sal y pimienta y se aliña con un buen aceite de oliva virgen extra y un vinagre suave.
Para chuparse los dedos. 



lunes, 17 de abril de 2017

mis sentencias del día

Fue allá por 2011cuando empecé a publicar en facebook mis "sentencias del día", una colección de frases "positivas" que había comenzado un tiempo antes y que iba anotando, a mano, en un cuaderno que a la postre, fue el regalo de fin de carrera que le hice a mi hijo junto con otro cuaderno en blanco para que, si él quería, fuera anotando sus propias sentencias.
Después de regalárselo, he seguido coleccionando frases y subiéndolas al facebook para compartirlas con quien quiera leerlas.
Son frases que de una u otra forma encierran una enseñanza de vida que intento reflejar en la manera de lo posible en mi forma de actuar, ya que soy un convencido de que la actitud influye sobremanera en la forma de afrontar tanto los problemas diarios como las situaciones más cotidianas.
Prácticamente todos los días que trabajo, mientras desayuno, publico en facebook la frase que toca de la lista. Y ya van 1271. Y me consta que hay quien la echa en falta el día que no la pongo.
Es curioso que aunque sigo el orden de la lista, muchas veces hay alguien que se da por aludido y piensa que la he puesto "dedicada" a él/ella. Nada más lejos de mi intención (aunque a veces me han dado ganas, jeje). Las únicas veces que me he saltado el orden ha sido cuando he buscado alguna concreta para acompañar alguno de los cambios o eventos que ha habido en mi vida o cuando me ha tocado publicar desde el móvil y entonces pongo la primera de las que tengo en el bloc de notas y no he pasado todavía a la lista.
Digo que es curioso que haya quien se dé por aludido, pero tampoco me extraña, ya que son frases que a todos (a mi el primero), de alguna manera y/o en algún momento nos afectan en lo más profundo de nuestro ser, generalmente para bien, ya que con ellas intento transmitir un espíritu de optimismo y positivismo sin dejar de tener los pies en el suelo, y unos valores que nos ayuden a ser buena gente.
Tened en cuenta que si están en mi lista, es porque a mi también me han transmitido algo cuando las he leído, escuchado o copiado. Por algo será.


-->

domingo, 9 de abril de 2017

receta 57

Aquí estoy de nuevo y esta vez os traigo una nueva recetita.
Me encantan las ensaladas. Podría estar comiendo ensalada todos los días (o casi, jeje). Son platos muy versátiles, generalmente rápidos de hacer, refrescantes y muy ricos.
sólo hay que echarle un poco de imaginación para ir variando cada día, ver lo que tenemos en el frigo o en la despensa  probar. Si nos gusta, ya tenemos un plato para repetir otro día. Si no nos sale como pensábamos, con no volver a hacerlo, listo.
Probad esta y (casi) seguro que la volvéis a repetir.

ENSALADA DE RÚCULA, CANÓNIGOS, MANGO, NUECES, MOZZARELLA Y CHERRYS.

Es tan fácil de preparar como poner en una fuente una cama de rúcula y canónigos, más o menos a partes iguales. Encima, unos tomatitos cherry del tipo que más os guste (yo esta vez he puesto los de tip pera, que era los que tenía por casa).
Añadimos un queso mozzarella en trozos (a mi me gusta romperlo con los dedos en vez de cortarlo con el cuchillo) y unas patas de nuez peladas.
Completamos con unos trozos de mango repartidos por toda la ensalada y terminamos aliñando con un poco de sal, vinagre de manzana y un chorro de un buen aceite de oliva virgen extra.
Y a disfrutar.
A partir de aquí, cada uno puede hacer sus versiones (solo rúcula o canónigos, queso de Burgos o queso fresco de cabra en vez de mozzarella, manzana en vez de -o además de- mango...)



lunes, 16 de enero de 2017

un paso adelante

Y después de la cuenta atrás para cerrar otra etapa en mi vida, hoy comienza la siguiente dando un primer paso hacia adelante.

Y es curioso, porque habría quien pudiera pensar que en vez de un paso hacia delante estaría dando un paso hacia atrás, ya que tras un periodo de más de dieciséis años simultaneando dos trabajos, vuelvo a mis orígenes y a partir de ahora me voy a dedicar exclusivamente al proyecto de Clínica Nutriestética que, siguiendo con lo que llevo haciendo casi treinta años, inicié esta vez de la mano de mi socio (y a estas alturas, gran amigo) Diego y arropado por el gran equipo humano que completan Coloma, Tatiana y Anabel.

Es un proyecto ilusionante que lleva creciendo ya tres años (el día 20 de enero es el aniversario de la apertura del nuevo centro en Avenida Colón 43). Estad atentos porque en breve os comunicaremos nuevos servicios en una nueva línea de trabajo (sin dejar de lado nuestra esencia, que es la Nutrición y la Medicina Estética) orientada ya no solo hacia el bienestar sino al “simplemente estar bien”, que llevamos testando y en la que nos llevamos preparando las últimas semanas, con resultados más que ilusionantes.

Así que ya lo sabéis. A partir de hoy estaré en Clínica Nutriestética (vuestra Clínica de confianza) en jornada de mañana y tarde.

¡Nos vemos!


domingo, 15 de enero de 2017

pa mi se queda

Pa mi se queda (yo ya me entiendo):

+Entrañable.
+Guerrero pacífico.
+Amigo, cabroncete, cómico, oeoeoe.
+Paciente, buen sentido del humor, optimista, alegre, cordial, siempre positivo.
+Positividad.
+Positivo (ingenioso, auténtico, entrañable).
+Calma.
+Humano.
+Confianza.
+Tal cual.
+Único.
+Cordial.
+Integridad.
+El arte de hacer fácil la vida.
+Cabronazocojonudo.
+Positividad.
+Políticamente correcto.
+Paciencia y mano izquierda. Humor y tranquilidad.
+Alegría.
+Aceptación.
+Fiable.
+Tranquilidad.
+Gran profesional, mejor persona. El compañero que todo el mundo debería tener en su trabajo.


viernes, 13 de enero de 2017

Hasta luego

(Dedicado a mis compañer@s de Mutua)
 
Bueno, muchach@s, acaba la cuenta atrás.
A estas alturas, ya tod@s sabéis que me he pedido una excedencia que se hace efectiva a partir de este fin de semana.
Han sido 16 años y medio compartidos con vosotr@s en los que he intentado poner en práctica mi máxima “intenta hacer tu trabajo lo mejor posible y hacer la jornada lo más agradable posible a los que trabajan contigo” y espero, más o menos, haberlo conseguido.
En estos más de 16 años he vivido muchas situaciones laborales distintas, unas mejores y otras menos buenas, y aunque no reniego de ninguna de ellas, si con algo me quedo (y eso no me lo quita nadie), es con las personas que, no os quepa duda, es el mejor valor que tiene esta empresa. Siempre he dicho que uno no está obligado a ser amigo de sus compañer@s de trabajo, pero sí que lo está a mantener con ell@s una relación cordial (al fin y al cabo, pasamos más tiempo -despiertos- cada día con ell@s que con nuestras parejas ¿no os parece?), y a pesar de eso, me quedo con la satisfacción de llevaros en el corazón como un puñado de buen@s amig@s.
Defiendo la teoría de que la vida se compone de etapas, unas largas, otras cortas, otras de montaña, otras contra reloj, otras llanas, otras en las que te da una pájara… pues bien para mi termina otra etapa de mi vida, en la que ya llego a meta. Pero como la meta de hoy es la salida de mañana (o más en mi estilo: la mierda de hoy es el abono de mañana), comienzo otra etapa que espero me dé tantas satisfacciones como la que termina.
Una de mis sentencias del día dice: “no te esfuerces para que se note tu presencia sino para que se sienta tu ausencia”. Espero que de vez en cuando os acordéis un ratito de mi. Yo os aseguro que me acordaré de tod@s vosotr@s.
Ya sabéis donde estoy y yo sé donde estais. Pasaré a veros de vez en cuando (no os vais a librar tan fácil de mi, jeje)
Un abrazo fuertote y... ¡¡¡GRACIAS!!!
 

jueves, 8 de diciembre de 2016

receta 56

Hoy vamos a preparar una variante de la famosa ensalada caprese cambiando el tomate por kiwi. La mezcla en el mismo bocado de la mozzarella con el kiwi resulta sorprendente y muy rico.

ensalada caprese de kiwi
Cortamos en rodajas finas un queso mozzarella y un par de kiwis (yo he usado la variedad gold, de carne más amarilla).
En una fuente, vamos alternando una rodaja de queso con una de fruta hasta completar la hilera.
Para decorar y acompañar, yo he usado una pequeña cama de escarola en los laterales (podéis usar rúcula o canónigos) y encima he puesto unos tomatitos cherry cortados en mitades. 
Un poquito de sal y un poquito de vinagre de manzana sobre la escarola y los cherrys, y un chorro de un buen aceite de oliva virgen extra regando toda la ensalada... y ¡a disfrutar! 



miércoles, 7 de septiembre de 2016

el sombrero mágico

Érase una vez un mago que iba por un camino por el que no había árboles que le dieran sombra.
¡uff! ¡cuánto sol! ¡qué calor!
Pero bueno, yo soy mago –pensó- seguro que encuentro algo en mi chistera que me sirva para protegerme del sol. Y entonces sacó de la mochila su chistera, la golpeó con su varita  y dijo las palabras mágicas
¡abracadabra!
Metió la mano en la chistera y sacó… ¡un conejo!
Esto no me sirve…
¡abracadabra! Y salió una paloma
Y así siguió ¡abracadabra! Un pañuelo 
¡abracadabra! Una baraja, ¡abracadabra! confetis…
¡no hay manera!
Desesperado, desistió de seguir intentándolo, se puso su chistera dispuesto a seguir su camino y entonces se dio cuenta de que había estado buscando lo que ya tenía.